Gadgets para el descanso del futuro.

Gadgets y aparatos para el descanso.

¿Utilizas habitualmente un gadget o aparato electrónico para dormir o controlar la calidad de tu descanso?

No parece sorprendente que encontremos en el dormitorio los gadgets y aparatos electrónicos que utilizamos a lo largo del día. Por ejemplo el Smartphone que miramos a todas horas para comprobar nuestro correo electrónico o visitar nuestra página de Facebook. Muchas veces, es el último aparto que miramos antes de acostarnos y también el primero que miramos al despertarnos, especialmente los que lo utilizan como despertador.
Sin embargo, los aparatos electrónicos diseñados para el descanso tienen menos éxito. Tempur ha realizado un estudio con 500 personas y ha descubierto que sólo el 3% de los británicos utilizan un gadget para dormir. Es un porcentaje bajo, pero más alto que en el caso de los alemanes (2%) o de los australianos (1%). En Japón, un país famoso por su pasión por la tecnología, sólo un 4% utilizan un aparato para ayudarle a dormir aunque este dato podría subir en el futuro. Puede que en el Reino Unido, no se haga mucho uso de este tipo de artilugios, pero hay un mercado potencial importante.
Gadgets para controlar el descanso

¿Cuál es el mejor dispositivo para ayudar a dormir? ¿Le importaría compartir con nosotros como descansa?

La popularidad de los aparatos como las pulseras Jawbone Up, la Fitbit, la Microsoft Band o l’Apple Watch se debe parte a su capacidad de recopilar datos sobre los habitos de descanso. Un estudio reciente realizado por CCS Insight, una empresa especializada en estudios sobre productos tecnológicos, indica que el 21% de los usuarios de estos aparatos los compraron para, ante todo, controlar su sueño. Se supone que estos dispositivos saben hacer la diferencia entre un sueño ligero y un sueño profundo, pero la información que recogen es bastante básica. Estos aparatos portátiles pueden controlar el ritmo cardiaco y la respiración, pero no controlan ni la actividad cerebral, ni los movimientos de los ojos, dos elementos importantes para entender los comportamientos del sueño.

Nuevos aparatos aparecen ahora, capaces de solucionar este problema. En el 2016, la feria de productos electrónicos para el gran público ha entregado un premio a la innovación a la empresa AcousticSheep que va a sacar al mercado un producto que se llamará SleepPhones Harmony que una se compone de una cinta ligera para la cabeza, unos auriculares inalámbrico y unos sensores que controlan los movimientos de la cabeza del usuario cuando duerme. Los sensores consiguen determinar como duerme el usuario, gracias a los movimientos de su cabeza. A partir de estos movimientos, el aparato ajusta el volumen, el sonido y el ritmo de la música que escucha el usuario para relajarse. Para las personas a las que les gusta tener algo de música en la habitación para ayudarles a dormir, este método es más flexible y personalizado y permite ajustar el sonido según el tipo de descanso. A mucha gente no le gustará dormirse con una cinta alrededor de la cabeza y unos cables conectados a su pecho, entonces, un nuevo producto acaba de salir. Puede recopilar información sobre lo que pasa cuando cerramos los ojos.

Samsung es el que más ha progresado en este tipo de producto, con el SleepSense, que forma parte del catálogo de productos de Corea del Sur destinado a la domótica. El producto se coloca debajo del colchón y registra los movimientos del cuerpo, el ritmo cardiaco, la respiración durante la noche. Una aplicación del Smartphone analiza los datos y da una nota al usuario. Dispone incluso de una alarma que permite despertar al usuario cuando está en una fase de sueño más ligero para reducir las posibilidades de que esté menos irritable al levantarse.

La empresa francesa Withings ha ido incluso más lejos con su producto Aura Total Sleep System. Según el fabricante, es capaz de regular la luz de la habitación durante la noche y de proporcionar una luz natural que permite que el cuerpo segrega melatonina, para que el despertar sea más suave. Un sistema más sencillo que ha desarrollado la misma empresa es una alarma inteligente. Es más parecida a una lámpara de noche, emite luz y sonidos (música) para que el usuario se duerma más rápidamente y produce una luz natural como el sol al amanecer o emite unos programas de audio.
Con esa gran variedad de dispositivos, podríamos conseguir una gran cantidad de datos. A pesar de los debates y la forma en el que el público defiende sus libertades y su privacidad, parece que con el tema de los comportamientos del sueño, no hay ningún problema.

El estudio de Tempur dice que sólo un 1% de las personas entrevistadas en le Reino Unido sería reacia en compartir datos sobre sus hábitos de descanso. Es un dato bastante bajo dado que el dormitorio es el lugar más privado de cada hogar y es mucho más íntimo que que un perfil de Facebook. Sea cual sea la forma de verlo, la tecnología se está apoderando del descanso.